LOS CORSARIOS OLVIDADOS DEL MEDITERRÁNEO


84204710111.jpg La nueva aventura del capitán Diego Alatriste lleva al lector al mundo de la piratería. Pero no es el tipo de pirata de pata de palo al que el cine de Holywood y el imaginario popular nos tiene acostumbrados. Ya frisa el mes su salida al mercado y la marca de Reverte sigue teniendo tirón. Particularmente, quería ver hasta dónde había de llegar la influencia del cine transformada en publicidad al material inédito de papel escrito. Las ventas van viento en popa, sigue líder en los principales núcleos de venta especializados y la crítica sigue siendo favorable tanto a incitar a su lectura como a ser clasificado como material docente en las clases de Liretatura o Historia. Es bueno que nuestros futuros políticos, ingenieros, dependientes, banqueros, parados y padres sepan lo puteados que siempre han estado los españolitos de a pie por parte de las altas esferas políticas; y sin embargo, todos seguían sirviendo al bien común. Esos campamentos en Flandes, Rocroi, Sicilia… fueron el barbecho de esta nuestra España tan traida a la actualidad. Fue una pequeña globalización a nivel nacional. Y la religión común siempre fueron los dados y la biblia desencuadernada, esto es, la baraja de cartas. Que si bien las soldadas venían de vez en cuando, las deudas eran el padrenuestro de cada día.

El libro es uno más de tantos narrados por Íñigo, lleno de aventuras y postales de una España desconocida para la mayoría de los lectores. Ya digo que la piratería no es la de grandes barcos y batallas en alta mar al estilo de Piratas del Caribe, estamos en el Mediterráneo, pero impacta y atrapa de igual manera. Una última recomendación, si alguien quiere familiarizarse con el contexto del libro sin tener que ser historiador ni empollarse libros y libros para agarrar moreno de flexo, leer antes “El galeote de Argel” de Bartolomé Bennassar

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: