Top 5 a las 5: Chuches

Oh Dulce momento en el que te daban la paga y te ibas pitando al kiosco, pero entonces tu madre te decía, “de eso no, de eso tampoco y de eso menos” y acababas con un regaliz rojo, un chicle boomer y una bolsa de gusanitos y el resto lo guardabas para gastarlo en cuanto tu madre se daba la vuelta. Hoy es domingo, y por lo tanto tenemos un nuevo top, este top es muy goloso.

CHUCHERÍAS

···

5.-Las Guindillas

Una gominola picante. Comparada con las de verdad no picaba, pero de pequeño todo se magnifica.

4.-Los Billetes Oblea

Otra moda pasajera del patio del cole.

3.-Sugus

Estos ‘caramelos’ famosos por que se te formaba ubna pasta entre los dientes, o se te pegaba al paldar y era bastante complicadillo despegarlo.

2.-Kilométrico Boomer

Mítico donde los haya ¿quién no se lo ha metido entero en la boca? Ya de por sí sabía diferente a los Boomer clásico, es más me recordaba potentemente al sabor de las pastas de dientes infantiles.

1.-Los Peta Zetas

Otro miticazo, esa explosión literal que ocurría en tu boca.

Mención especial a los ositos, los chicles pepitas, los chicles que cambiaban de color, los colorantes, los jamones, las bolsas de gusanitos, palomitas, triskys, snacks, patatas, los regalices, los troncos de gominola, las orcas, las coca cola, los huevos fritos, las fresas (mis favoritas), las moras, las lengüetas, las bolsas de cumpleaños…

Hasta aquí el top por mi parte, pero, sin embargo, Kalimero, Forfy, Srodry, William y Wittenbergman nos traen más ‘delicias equilibradas’

EDITADO

La próxima semana Portadazas. Aquellas portadas de comic, revistas, discos, cine más remarcables. Sí quieres participar, apúntate top5delas5@googlegroups.com.

Saludos

Llegan los Reyes Magos…

…cargaditos de regalos.

FELIZ AÑO!!!
Como cada año nos invade la alegría, la ilusión y el ajetreo de formar parte de tan esperado evento: Recolector de caramelos.

caramelos.jpg

Pero tal digno trabajo necesita una preparación y una estrategia de negocio que no es fácil. Por eso es necesario una planificación.

1.- Conocer de forma precisa y concisa el recorrido del magno acontecimiento. Esto incluye saber donde comienza y termina para así determinar, de forma estadística, la mayor proporción de caramelos por metro cuadrado.

2.- Una vez determinada una sección del recorrido como lugar idóneo para nuestro trabajo, habrá que concretar las posiciones del equipo de recoleccion. Debido a que existe mucha competencia, la posición que mejor resultados nos ha dado en tantos años de experiencia es tras una barrera denominada “línea de abuelas”. Esta barrera tiene la peculiaridad de que no hay cosa, ente o ser vivo que se coloque delante y se mantenga más de un minuto, a menos que sea un nieto. Pero estos últimos son un margen de riesgo previsto.

3.- Contamos con la ventaja de la altura sobre la “línea de abuelas” y con el arma de todo buen recolector: el paraguas. Pero este arma tiene que ser usada solo en el último momento, ya que los pajes lanzadores conocen la existencia de estas armas. También hay que tener en cuenta la seguridad, y aunque por el momento no hemos sufrido ninguna baja, los paraguas llevan púas que al abrirse tienden a buscar ojos de personas desprevenidas. Llegado el momento, se invertirá el paraguas y por extensión, los dulces incautos quedarán atrapados dentro.

4.- La competencia debe ser inexperta en la zona de operaciones. Lo más habitual suelen ser de la especie “nieto” (véase punto 2), aunque nunca hay que despreciar a los pelotón familiares, los cuales casi siempre escoltan un blindado, nombre en clave “carri-coche de bebé” pilotado por un padre lleno de bolsas de las compras. Estos pelotones suelen contar con el factor de superioridad numérica y frecuentemente con aliados entre la “línea de abuelas”. Su punto débil es no poder separarse del carro blindado, ventaja que explotaremos al tener un equipo dinámico y extensible en toda la calle.

5.- Una vez repartido el equipo de recolectores, siempre habrá que tener localizados los movimientos de la competencia, coordinación entre los miembros del equipo y vigiladas la diferentes carrozas que transitarán por la zona. En ellas suele haber un dignatario real encargado de distribuir nuestro preciado botín, así como funcionarios reales, que algo menos suspicaces, arrojarán los caramelos. Habrá que prestar especial atención en no confundir cintas, papelitos y confites con los caramelos. Estas contramedidas están destinadas al público inexperto y personal civil, interesados más en el desfile en si.

Una vez memorizados estos pasos, esperemos lograr que este año tengamos una buena cosecha y aumentar la producción.

Suerte a todos!